Facebook no te lo impide

Posted: May 19, 2010 in Uncategorized
Tags: , ,

¿Cuánto tiempo le dedicas al día a sentarte con tus amigos en una terraza, a hablar cara a cara, a escuchar sus problemas y anécdotas y a compartir tus experiencias con ellos en un entorno no-online? El tiempo que tardas en llegar hasta donde has quedado está fuera del cómputo. Ahora, echa las cuentas.

¿Cuánto tiempo le dedicas a las redes sociales, el e-mail no profesional, los SMS y los chats al día? La mayor parte de las veces que entras en Facebook “un minutito” y sales, en realidad han pasado siete minutos.  Ahora, echa las cuentas. Sé sincero contigo mismo, y recuerda que no estamos hablando de calidad, sino de cantidad.

Incluso si eres de los afortunados con mucho tiempo libre y amigos con la misma disponibilidad, es probable que la mayor parte de los días pases más rato online que con ellos. A fin de cuentas, Internet nos ofrece una forma lógica y cómoda de gestionar nuestra vida social.

A veces nuestros mejores amigos viven lejos. Las redes sociales son un gran sistema para mantenernos en contacto con ellos hasta la siguiente oportunidad de verlos. Muy poca gente percibe como algo malo usarlas para estos casos.

Pero ¿y la gente con la que podrías quedar a tomar algo cualquier día? Nos da tanta pereza llamar que decidimos mandar un e-mail preguntando por las novedades, permitiendo que la otra persona responda cuando pueda.  O vamos a casa directamente después del trabajo y en cuanto llegamos al sofá nos damos cuenta de que ya no nos apetece salir. O les felicitamos el cumpleaños, el ascenso, la boda… en Facebook en vez de intentar verles. Este comportamiento se considera antisocial e inferior. Todo el mundo puede tener cientos de amigos en una determinada red, pero eso no representa su perfil social offline. Exaltar esta forma de comunicación y defenderla por su comodidad, rapidez y su bajo nivel de intrusismo (tanto para el emisor como para el receptor) hace saltar alarmas.

Pero ¿qué alarmas? Se trata de las agujas de la alusión, que nos hacen responder: “Pues yo prefiero quedar a tomar un café”. Tenemos miedo a que piensen que pasamos más tiempo chateando que hablando. Lo curioso es que muchas veces estos comentarios aparecen en online. La verdad es que aunque nos gustan las redes sociales, nos decepcionan por el bajo ratio de socialización offline que generan. No nos gusta reconocer que pasamos la tarde en Tuenti cuando sabemos que tomar unas cañas es una forma más sana de relacionarse.

¿Y qué hace las relaciones offline más sanas que las online? La concentración. Al dedicarle a alguien todos los componentes de nuestro presente, nos involucramos en el momento y percibimos no solo sus palabras sino también su expresión no verbal (inexistente en la mayor parte de las relaciones online). Cuando nos comunicamos a través de un ordenador es poco probable que ésa sea la única cosa que estamos haciendo. ¿Cuántas pestañas tienes abiertas mientras lees este artículo? ¿Con cuánta gente hablas simultáneamente a través del MSN? La concentración humana es lo único que consigue transmitir empatía, y la empatía es lo que nos hace ser buenos amigos, vecinos, trabajadores, novios… Es insustituible. Admitámoslo. Si alguna vez has estado al teléfono con alguien que está comprobando el correo al mismo tiempo, sabes de qué estoy hablando. Somos conscientes de que la otra persona no nos está prestando toda su atención, y eso hace que nos sintamos menos importantes para él o ella.

Pero para mantener el número de contactos que queremos, ni siquiera nos llega con llamar. Y estamos demasiado ocupados como para ver a cada persona con la frecuencia que nos gustaría y dedicarles el tiempo que se merecen. De ahí lo maravilloso de las redes sociales: nos permiten involucrarnos en la vida de los que son importantes para nosotros y participar activamente en ella sin focalizar nuestra atención durante periodos de tiempo largos y seleccionando a través de sus actualizaciones aquellos contactos que tienen algo que contar.

Las relaciones offline son más enriquecedoras. No me cabe duda. Pero las relaciones online son más útiles y más prácticas ya que nos permiten mantener el contacto con toda la gente que ha pasado por nuestra vida. No nos avergoncemos de disfrutar de Facebook, de las interminables conversaciones frente al ordenador ni de comprobar el mail cada poco; pues son demostraciones de nuestro interés y compromiso para con los demás y en ningún caso excluyen quedar a tomar un café, sino que amplían el abanico de posibilidades de socializar.

Que nadie se dé por aludido. Disfrutemos con lo que nos gusta y usémoslo con criterio. Si quieres ir a tomarte una caña con tus amigos, hazlo. Facebook no te lo impide.

Comments
  1. ana says:

    De hecho, puedes invitar a tus amigos a una caña via facebook… el problema es que en realidad no te la puedes beber…. el día que inventen eso, se acabarán las relaciones offline?? jajaja!

    =)

  2. Creo que Facebook (y otros tantos elementos de Internet) pone cada vez más de manifiesto que lo que buscamos gran parte de las veces no es relación de ningún tipo, sino reconocimiento y atención. En pequeñas dosis…

  3. puller says:

    El problema es el abuso, como siempre. Si te dedicas SÓLO a relacionarte por Facebook o Tuenti, pues te quedas más blanco que un bidé de no darte el sol. Si te dedicas SÓLO a irte de cañas… eres un borracho😛

    No, ahora en serio, todo se puede compatiblizar, y si es cierto que las redes sociales lo que han logrado es que todas las personas estén más cerca, sin necesidad de sacrificar nada más. Yo, personalmente, no he perdido contacto con nadie por estar en redes sociales, más bien al contrario: he recuperado viejas amistades y restablecido lazos olvidados.

    Todo es cuestión de saber ponderar.

  4. Potoppitta says:

    Díselo a mis amigos que me tienen por friki!

  5. Tania Ramonde says:

    Diles que se pasen por aquí y les convencemos entre todos!😉

  6. Rafael Calvo says:

    ¡Excelente artículo, Tania!
    Uf… como todo en esta época de novedades frenéticas que nos ha tocado vivir, las redes sociales aparecen de golpe en nuestras vidas, revolucionan nuestra forma de relacionarnos y nos cogen de sorpresa, desconciertan y obligan a replantearnos nuestros códigos de comportamiento, de usos y costumbres… Ocurrió antes con el mando a distancia de tele, la aparición de internet, la tecnología digital, el teléfono móvil y ahora con las redes sociales. Estamos viviendo la revolución de la conectividad global y absoluta (ADSL, WiFi, TV vía satélite, móvil, sms…) y nosotros ahí en medio nos vemos en la obligación, totalmente espontánea, de adaptarlas a nuestras necesidades reales, marcar sus reglas, auto limitarnos en sus abusos y asimismo de no desaprovechar sus ventajas y quedarnos en desventaja. Esto es como cuando apareció el automóvil en las ciudades: a cien años visto nos parece increíble que hubiese un tráfico sin código de circulación, señalizaciones, semáforos, normas de seguridad… pero todo eso se fue desarrollando con el uso cotidiano. Lo mismo pasó con el lenguaje audiovisual. Y ahora esto. Cuando seamos viejecitos contaremos “Yo viví el inicio de la conectividad total” Para entonces todo el asunto habrá perdido la inocencia. Y nos sentiremos pioneros. Ojalá lo podamos compartir todos entonces con una cañita real delante, y brindaremos por los viejos y locos tiempos.

    ¡¡Un abrazo y sigue engordando este blog, que merece la pena!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s