Soy una persona

Posted: May 25, 2011 in Uncategorized

Yo soy una persona. Por motivos que desconozco, soy una mujer. Podría haber nacido hombre.

Camino en la vida desde hace poco, aunque empecé a andar nada más cumplir un año. Desde ese momento, fui guiada. Unas manos me han pasado a otras, de padres a profesores, de profesores a amigos, de amigos a compañeros. Creí sentirme sola, pero no era así: siempre tuve un lugar donde agarrarme. Ahora entiendo que estaba aprendiendo a encontrar los caminos por mí misma.

Ha habido cosas buenas y cosas malas en mi vida. Guardo muchos recuerdos, atesoro muchas imágenes. Lo más feo lo he olvidado, lo he perdonado, lo he ignorado o lo he superado. Me siento agradecida de haber tenido la suerte necesaria para llegar hasta el presente con la fuerza y la personalidad que tengo hoy. Me siento afortunada con las cartas que me han tocado, porque representan lo que soy.

Mis miedos, las causas de mi estrés, mi ira y mi tristeza vienen del mismo saco. Son una muestra del abanico de colores de mi alma. Si me agobia el volumen de trabajo que tengo, es porque me importa mi vida profesional. Si me pone triste no pasar tiempo con mi pareja, es porque me importa mi relación. Entiendo que lo que las emociones que más rechazo no son más que una intensa pasión por las decisiones que he tomado y un gran compromiso con el éxito de las empresas en las que me he implicado.

Tengo deseos, que son bellos. Son bocetos que mi corazón solicita y mi alma canta con y por ellos. No conseguirlos es, en ocasiones, frustrante. Hace que me pregunte si me los merezco, o si me estoy equivocando. Hace que me replantee si realmente los deseo. Soy un individuo que puede cambiar, rectificar y mutar; pero también elegir y perdurar en mi intento de conseguir mis objetivos.

Clasifico mis emociones en dos grandes grupos: las que me aportan algo y las que no. Las emociones con las que disfruto suelen ser las más proactivas, pero valoro la pasividad como parte esencial del paso del tiempo. Aprendo, igual que aprendí a hacer cosas, a no hacer nada. No me dejo amedrentar por el silencio que pueda existir, esté dentro o fuera de mí. Respeto mis ciclos, mis periodos de reflexión y la quietud que precede a las tormentas. Igual que mi cabeza necesita descansar para aprender, mi corazón necesita la ausencia de sonidos para fortalecerse.

En los momentos de más actividad, recuerdo por qué me esfuerzo. Me reafirmo en mis deseos. Puedo estar cansada, triste, estresada o iracunda, pero en el fondo estoy siendo feliz. Me esfuerzo en encontrar esa imagen dentro de mí, para que no se me olvide. Sé que no hay nada peor que enfrentarse a la vida sin nada positivo que aportar.

Busco la realidad de mis sentimientos bajo la superficialidad en la que vivimos, para no confundir la entropía del universo con el orden que quiero ser para el mundo.

Comments
  1. Yuyusa2 says:

    Sigue así, Tania!! Me has emocionado!! De todo se aprende, de lo bueno y de lo malo…, y miremos hacia adelante!!

  2. “No confundiré la entropía del universo con el orden que quiero ser para el mundo”. Te robaré esa frase, que lo sepas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s